¿Qué es el Yoga? Tipos de Yoga y Beneficios

Muchos nos sentimos atraídos por esta práctica milenaria tan popular últimamente, pero antes de estirar la esterilla creo interesante comenzar por entender en qué consiste el YOGA y cuál es el estilo que mejor se ajusta a nuestra forma de ser, objetivos, intereses o necesidades. Es muy común tantas nuevas opciones generen confusión al momento de elegir.

Respondiendo a nuestra primer pregunta, La palabra «yoga» es un derivado de la palabra sánscrita yuj, que significa unión de la conciencia individual o alma, con la Conciencia Universal o Espíritu. Se considera un sistema holístico de evolución del ser humano definido comúnmente como la unión de cuerpo, mente y alma.

Por un lado, podemos decir que es una práctica que nos ayuda a estar más presentes y ser conscientes de nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestras emociones enseñándonos a tomar el control y conducirlos. A través de la respiración y del movimiento se consigue calmar la mente, eliminando todo aquello que nos distrae para así hacer aflorar nuestra propia paz y voz interior.

Se trata de trascender las posturas (asanas) para conseguir conectar y sentir. Si solo miramos la forma o belleza de la postura no estaríamos haciendo yoga, sino deporte. Lo interesante es conseguir una actitud de presencia y auto-observación que nos inviten a sentir el movimiento de energía que la respiración y cada asana genera en nuestro cuerpo, mente y emociones.

Por otro lado, muchos lo consideran una filosofía de vida, donde se promueven determinadas actitudes y comportamiento hacia nosotros mismos y con los seres que nos rodean, marcando un camino de crecimiento personal y autoconocimiento.

Definiciones hay muchas, lo que sí puedo afirmar es que el Yoga es una práctica que puede llevarnos a un estado de meditación en movimiento, donde nos fortalecemos físicamente, mejoramos nuestros niveles energéticos, conectamos con nuestra respiración y conseguimos aquietar la mente, aumentando así nuestro bienestar y nivel de conciencia.

Tipos de Yoga

En occidente se tiende a un Yoga holístico o integral donde la herramienta más destacada es el Hatha Yoga. Todos los demás estilos buscan lo mismo, la autorrealización, a través de diversos caminos en función de las necesidades y gustos del practicante.

Existe una enorme variedad de formas, estilos y propuestas de Hatha Yoga con características únicas en función a su creador y a sus objetivos que resulta interesante conocer, ya que aunque poseen la misma base, la experiencia de un estilo u otro puede resultarte muy diferente.

A continuación te ofrezco un resumen de los estilos más populares, con sus características principales:

Hatha Yoga

El Hatha yoga es una rama del radja yoga, que se lo define como el Yoga del control mental. Es el entrenamiento de la mente con la intención de sostener un enfoque y eliminar con la práctica el ruido interno, a fin de encontrar la esencia una vez la mente esté en su estado puro.

Es el método de yoga que trabaja el cuerpo a través de posturas (asanas) para incrementar la flexibilidad y fortaleza, incorpora ejercicios de respiración (pranayama), cierres energéticos (bandhas) y posturas utilizando las manos (mudras) para dirigir y potenciar esa energía vital (prana).

El hatha yoga liga la respiración al movimiento, trabaja el equilibrio, la limpieza y la revitalización de los canales energéticos del cuerpo. En mi opinión es una buena elección como introducción al yoga, pues es la base de los demás estilos de yoga físico.

Iyengar Yoga

Este estilo pone énfasis en la alineación del cuerpo (posición de la columna vertebral, los hombros, las caderas y los pies) en cada postura y promueve el uso de accesorios como mantas, cojines, bloques, sillas y correas para promover la buena práctica, la postura, y el flujo de la energía. A las personas que padecen dolores, impedimentos o rigidez los soportes les ayudan a alinear y equilibrar el cuerpo, pudiendo realizar las posturas perfectamente y así obtener los beneficios de ellas. Por todo esto lo considero un estilo también recomendado para los principiantes, personas con sobrepeso o de edad avanzada.

Un aspecto a considerar es que en la mayoría de las clases de Iyengar existe menos movimiento, se hacen relativamente pocas posturas y se dedica gran cantidad del tiempo a establecer la alineación correcta y mantener la postura por más tiempo para conseguir un máximo beneficio.

Kundalini Yoga

Este tipo de yoga enfatiza la importancia de despertar la energía kundalini o energía pránica que dormita en la base de la columna vertebral. Por lo general cada sesión trabaja un Kriya diferente, término que se utiliza para enunciar una combinación específica de asanas, respiraciones y meditaciones con una duración determinada y una finalidad específica.

Una de las técnicas más poderosas y usadas en este estilo es la denominada Ajapa Dharana, que es la repetición mántrica con la concentración en un punto o intención, aunque no es una técnica exclusiva de este tipo de yoga. En muchas ocasiones también se realizan cantos, se utilizan velas e incienso.

Yin Yoga

A diferencia de los estilos más dinámicos del yoga, el objetivo del Yin Yoga no es fortalecer o involucrar a los músculos, sino relajarlos, para lo cual se mantiene cada postura de forma pasiva idealmente de 3 a 5 minutos, dejando que la gravedad actúe sobre el cuerpo. Los estiramientos llegan hasta las capas más profundas del cuerpo, movilizando el tejido conectivo de los ligamentos y las articulaciones, brindando como resultado una sensación general de bienestar, ligereza y mayor flexibilidad (hidratación).

Se trata de un yoga restaurativo con profundos efectos calmantes, revitalizantes y liberadores. Es recomendado para aquellos que buscan relajación, introspección y un agradable y profundo estiramiento corporal.

Vynasa Yoga

Vinyasa no representa una escuela o corriente en particular, sino que representa el nombre en sánscrito que se le da al vínculo entre la respiración y el movimiento, donde cada uno se acompasa con una exhalación, retención o exhalación, haciendo que sean movimientos dinámicos y fluidos

Ashtanga Yoga

Hace énfasis en el aspecto físico del yoga, es decir que se deriva del hatha yoga, pero a diferencia del ritmo pausado de éste, se se basa en posturas y movimientos fluidos , ligados a la respiración que además sigue secuencias específicas donde existe un orden predefinido de asanas, lo cual lo distingue mucho de otros tipos de yoga.

Una práctica consta de cuatro partes: series de inicio, que normalmente comienzan con diez saludos al sol y otras posturas sostenidas, las series principales, secuencias de estiramiento y de finalización.

Ashtanga Yoga es usualmente recomendado para las personas que se inclinan hacia una práctica altamente estructurada y retadora, y que prefieren un ritmo rápido y un estilo más riguroso de práctica yóguica, ya que el fluido de las posturas es más exigente y vigoroso que en una práctica regular de yoga.

Power Yoga

Así como en el Ashtanga yoga, el Power yoga es una práctica dinámica, físicamente exigente y vigorosa que también conecta una secuencia de asanas a través de las denominadas vinyasas, que enlazan armoniosamente las posturas, ayudan al cuerpo a generar calor y dan lugar a una práctica fluida, con un trabajo cardiovascular intenso, que requiere fuerza, resistencia y flexibilidad. Sin dudas, un estilo recomendado para aquellos que desean subir un escalón más en su práctica y desafiar sus límites.

Yoga Aéreo

Es una forma de yoga que se practica suspendido en el aire con el apoyo de una tela o con un aparato especial más sofisticado al que se le llama trapecio.

Con ayuda de la gravedad y de las telas, las posturas invertidas son mucho más fáciles de realizar, por lo que la estimulación interna de nuestro organismo será mayor que en el yoga de suelo. La tela además hace que los estiramientos y las flexiones sean muchos más profundos y que mantener las posturas durante algunos segundos resulte un poco más fácil.

Es una práctica quealivia el estrés, nos relaja y reduce las tensiones, también recomendado para aquellos que quieran probar nuevas opciones dentro de este sistema tan amplio.

Como habrás visto, el Yoga está al alcance de todos y se adapta a las necesidades físicas de cada persona. Es cuestión de encontrar el estilo o propuesta que más se ajuste a tu propio objetivo, tu etapa en la vida o tu forma de ser.

Ojalá encuentres el tuyo,

Namaste.

Deja un comentario